Blogia
Expatriada en Rumanía

Invitados en Rumania

Ignacio y Daniel.

Ignacio y Daniel.

Allá por finales del mes de enero, un chico madrileño llamado Daniel me escribió un mail para hacerme algunas preguntas sobre su viaje a Rumania, que planeaba realizar en el mes de marzo junto con su amigo Ignacio. Comenzamos un intercambio habitual de correspondencia electrónica para hablar de ciudades, hoteles, museos... que culminó a mediados del mes de marzo con un encuentro en Bucarest. Por supuesto, fuimos a cenar al mítico Caru cu Bere, y entonces fue cuando aprovechamos para conocernos un poco mejor...

Daniel, un historiador que trabaja en un archivo catalogando fotos, es un soñador con una sensibilidad que asusta. Con sus ojos expresivos, y su sonrisa permanente, se manifestó como una persona dulce, dulcísima. Educado, agradable; me contó cosas de sí mismo, hablamos de política, de nuestros viajes, de Madrid... de la vida en general. A pesar de sus treinta y algo años, sigue siendo un niño, y seguramente por eso, conserva ese aire inocente, que tanto cautiva.

Ignacio, con unos pocos años más que Daniel, te engancha con toda esa energía que tiene a su alrededor. Aprendiz incansable (quizá por eso se dedica a enseñar), es un hombre culto, pero eso no le impide ser humano y desprender mucha ternura. Ignacio me habló de cine, de libros y de música... de mucha música, y juntos intentamos entender un poco mejor el comportamiento de estos locos rumanos.

A los dos, muchas gracias por vuestra visita. Compartir una cena, un taxi y una botella de vino ha sido un placer y un privilegio. Y como bien sabéis: ¡nos veremos en Madrid!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cereal en Bucarest

Right now, my visit number 4 has taken off in the Otopeni's aerport. He is my friend Cereal, and with his visit I feel that I know him better than before. We travelled together to Viena, but I will explain you this great adventure in next posts...

Mi cuarta visita se acaba de ir, tras el correspondiente abraciño delante del control de seguridad de Otopeni. Se trataba de Cereal, uno de mis amigos más como yo que tengo.

CerealesSi alguna vez vas paseando por Gran Via de Madrid y ves un chococrispie que camina, segurante acabas de cruzarte con Ce. Se trata de un chico con una inteligencia crujiente, una sonrisa dulce y un exterior chocolateado.

La visita de Cereal me ha ayudado a conocerle mejor. Y ahora que se ha ido, siento que ha atravesado una especie de "linea" que separa a "mis amigos" de "Mis Amigos". Como si fuera un poco más imprescindible o como si se hubiera adentrado más en el círculo de confianza. Para que luego digan que la convivencia es mala!

Hemos viajado juntos a Viena (próximamente habrá post explicativos de esta aventura de vuestra expatriada favorita) y la verdad es que nos lo hemos pasado pipa. Bucarest no ha sido tan espectacular, pero creo que también se lo ha pasado bien, y que se ha sentido comodo y querido en todo momento (o eso espero). Y sé que leerá este post, se le escapará una sonrisilla y... no comentará nada, pero no importa, porque con aguantarme nueve días hablando sin parar ya se ha ganado el cielo!

Escribiendo un libro en Bucarest

Este fin de semana he recibido una visita muy especial: la de mi padre Guzmán . A pesar de que está inmerso en un montón de proyectos, se ha animado a crear otro momento especial y ha venido a escribir (o reescribir) un capitulo de su libro en mi casa de Bucarest. Como no podía ser de otra forma, he participado con algunas aportaciones y críticas, además de algun momento de orgasmo literario.

Serendipidades aparte, el capitulo que teniamos entre manos era el 3, mi numero favorito y que ha marcado gran parte de mi vida (naci un 30 del 3...). Ojala mi numero le depare suerte con su editor!

Para mi, ha sido un fin de semana lleno de risas, de conversaciones interminables, y de descubrimientos gastronómicos. Un finde trabajo en equipo, de conexión Quintanilla, y sobre todo, de darse cuenta de cosas.

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Yo además, tengo un padre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Dos vascos de vacaciones en Rumania.

Dos vascos de vacaciones en Rumania.

Tener un blog es algo interesante porque constituye un diario de tu vida, o mi caso específico, de mi vida en Rumania. Escribir en él te hace reflexionar y ampliar información para contar algunas cosas, de verdad que es muy gratificante. Pero si hay algo que me encanta, es recibir e-mails o comments de personas que, por un motivo u otro, tienen algo que ver con este país.

Es el caso de Iker y Javier, dos vascos de Bilbao que contactaron conmigo hace unas semanas. Tenían planeadas unas vacaciones a Rumania, y con todo el temporal de nieve, les daba miedo tener que cancelarlas. Lo que empezó siendo un intercambio de mails para "hablar del tiempo" (y nunca mejor dicho) se convirtió al final en un compromiso de vernos cuando estuvieran en Bucarest. Y así ha sido. Ayer por la noche Iker me llamó y me dijo que ya habían llegado, después de una escala en Paris sin incidencias. Y nos fuimos a cenar los tres juntos, al popular Caru cu Bere. Después, una cervecita, para seguir hablando.

Me contaron muchas cosas. Javier, que es cocinero, croupier y barman, y además fuma en pipa y es más divertido que el club de la comedia; me contaba cómo lleva siete años planeando el viaje a Rumania y siempre se le chafa, el año pasado por las inundaciones, el anterior no pudo ser tampoco... Se confiesa un apasionado de este país, y se notaba que había leído mucho, porque apenas fui capaz de contarle nada nuevo. Iker, un programador informático con unos ojos preciosos y una sonrisa encantadora, que se declara carnívoro y está encantado de vivir con sus aitas; viene a Rumania para "ver piedras". Le atraen mucho los castillos, las cuidades medievales, etc. y se encargó personalmente de elaborar el planing del viaje, que entre otras ciudades incluye Sighisoara, Bistrita, Sibiu, Brasov, Bran, Sinaia... aunque se aceptan improvisaciones (itinerario aproximado en el mapa de la foto).

Las fotos que hicimos ayer están en la cámara de Iker, camino a Poienari, pero a la vuelta a Bucarest volveré a verles y entonces, actualizaré este post con una foto de los tres. Buen viaje chicos!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres